En el año 2006, tras el fallecimiento de nuestra madre, Adela Carrasco, descubrimos que la muerte de nuestro hermano Jesús había sido una farsa.
A través de Internet y mediante diversas redes sociales, nos dimos cuenta que el robo de nuestro hermano, no había sido algo puntual y exclusivo de nuestra familia, sino que muchas familias se encontraban en la misma situación que nosotras.

En el año 2009 comienza nuestro peregrinaje en busca de la verdad.  Conocimos a una persona que tras vernos en diferentes medios de comunicación, se pone en contacto con nosotras y nos invita a entrar en su asociación.  Después de dos años de lucha y por diferentes motivos decidimos separarnos, el caso de robo de niños aumentaba a tal magnitud, que una sola asociación no podía hacerle frente.

Así nació SOS BEBES ROBADOS EUSKADI, junto con SOS BEBES ROBADOS de las diferentes comunidades autónomas. A pesar de ser asociaciones individuales vamos a trabajar con la misma base de datos, nuestro objetivo es confederarnos a todas las asociaciones que se creen para tal fin, y a todas las demás que ya existen de adoptados.
La unión hace la fuerza. Nuestra lucha debe ir encaminada, además de a saber la verdad, a denunciar esta supuesta trama de compra-venta de recién nacidos que pensamos que existió en el territorio Español.

Acabamos de nacer. Tenemos que tener claro que esta lucha va a durar mucho tiempo. Las instituciones lejos de defendernos nos ponen cada día más trabas, esto lo único que hace es que lleguemos a pensar que en España todavía quieren tapar esta etapa de nuestra historia.